El mundo de LAS PLANTAS CARNÍVORAS




Hemos hecho plantascarnivoras.online con el fin de transmitir conocimientos de calidad sobre el fascinante universo de las plantas carnívoras que se hallan en todo el mundo, capaz de hacer cosas que nos parecen impropias de un vegetal y de levantar más pasiones que ninguna otra planta.

 

¿Qué es una planta carnívora?

 

Son vegetales que atraen, cazan y digieren animales de tamaño pequeño tamaño, en general insectos, siendo esta su forma de alimentarse. También se alimentan de protozoos.

Para atrapar a sus víctimas poseen muchas veces hojas especiales con capacidad de movimiento, es decir, usan mecanismos activos. En otras ocasiones la trampa en la que caen las víctimas es pasiva.

La forma en la que la planta carnívora lleva a cabo su digestión es también variada. En ocasiones se hace a través de las enzimas que el vegetal posee y otras se vale de su simbiosis con bacterias o microorganismos que habitan en ella, es decir, puede darse una digestión activa o pasiva (en ocasiones a estas plantas se les llama protocarnívoras).

Los alimentos más comunes para estas plantas son los insectos, por eso reciben también el nombre de insectívoras. Pero su dieta puede ser más variada, dependiendo de la especie y sobre todo, de factores circustanciales: a veces caen en la trampa animales poco esperados a la que estas platas no le van a hacer ningún asco, sino todo lo contrario.

Charles Darwin fue el primero en escribir un tratado sobre estas plantas, allá por el año 1875. Desde entonces han sido foco de leyendas, en donde no faltan las que relatan que en ocasiones seres humanos han perdido la vida al ser devorados por alguna de ellas.

La realidad es que absolutamente todas las plantas carnívoras que habitan en la Tierra son completamente inofensivas para nosotros. Cualquier foto de un dedo sangrando por la “mordedura” de una planta carnívora y más aún casos de personas devoradas es simplemente una broma.

 

Nombres de plantas carnívoras

 

¿Dónde viven las plantas carnívoras?

 

Estas plantas se encuentran en un montón de hábitats, sólo se les resisten los polos y las zonas desérticas. Sus lugares favoritos son los que presentan un suelo pobre en nutrientes, especialmente carente de nitrógeno, lo cual es común en pantanos y también lugares rocosos. Las hay que son completamente acuáticas.

Existen géneros de plantas insectívoras que están adaptadas a una gran varidad de situaciones, por lo que es fácil encontrarlas en muchos continentes. Este es el caso de la Utricularia o la Drosera. Otros se encuentran mucho más localizados, caso de la Cephalotus.

 

Clasificación de las plantas carnívoras

 

Existen 5 familias de plantas carnívoras que a su vez se distribuyen en unos 12 géneros. En total hay unas 630 especies de carnívoras.

Además hay muchos híbridos, es decir, plantas insectívoras que se han cruzado con otras especies).

Por otro se da el caso de nuevas variedades de planta insectívora creada de forma artificial, ya sea mediante mutaciones o realizando procesos de selección.

 

Tipos de trampas usadas por las plantas carnívoras

 

Tipo jarro

Se trata de una trampa pasiva y su nombre hace referencia a su forma de jarra. La víctima al posarse sobre la planta resbala y se precipita al fondo, sin posibilidad de retorno. Los líquidos digerirán al animal.

Pegajosas

Hay variantes activas y pasivas. Tienen en común el uso de tentáculos mojados en sustancias líquidas con un fuerte poder adherente. Sustancias digestivas asimilarán a la víctima in situ.

Maxilares

Este tipo de mecanismos de captura son activos y como su nombre indica, trabajan a modo de boca. Son típicas las hojas de dos lóbulos que se cierran a gran velocidad, atrapando al insecto de turno sin posilidad de liberarse.

De succión

Esta clase de trampa es bastante complejo. Una vesícula es capaz de absorber al animal o protozoo que se halla en sus proximidades.

Tipo nasa

Cuando el insecto de turno penetra en un tubo de la planta atraido por alguna sustancia que hay en su interior, unos pelos que están “a contra pelo” al camino de vuelta del insecto hacen imposible el regreso a la salida.

 

Enfermedades y problemas de las plantas carnívoras




La mayor parte de las enfermedades que tienen las plantas insectívoras son causadas porque hacemos cosas durante su cultivo que son inadecuadas. Los errores en el cuidado son de tres tipos: terrario inadecuado, hidratación incorrecta y tipo de iluminación que no se corresponde con el del tipo de especie.

1. Muchas veces los bordes de las hojas se vuelven marrones o negras. También es frecuente que las hojas que aún son jóvenes parezca que no pueden desarrollarse de forma normal. Este tipo de problemas suele tener una causa común que es el haber expuesto a la planta a grandes cantidades de luz sin que estuviera habituada a ello.

También los mismo efectos son debidos a que la planta no tenga el grado de humedad alto que se requiere o que, por alguna causa, la planta esté sufriendo algún tipo de debilitamiento.

¿Qué podemos hacer ante estos problemas?

Situar la planta en un lugar resguardado de la luz directa y desde esta situación, de forma gradual, intentar que poco a poco la plata sea capaz de recibir la luz directa.

También es bueno que aumentemos el grado de humedad en el ambiente.

Quitarle los pedúnculos florares si no estamos interesados en la obtención de semillas ya que ello implica un gran consumo de recursos energéticos para el vegetal.

2. Manchas marrones en las trampas con forma de jarra (Sarracenia) y en las de la Dionaea muscipula.

Estos síntomas aparecen en plantas que están en el exterior y con frecuencia en los géneros a los que acabamos de hacer referencia. Las causas muchas veces son por haber digerido insectos y otras presas demasiado grandes o sencillamente que son imposibles de digerir.

La solución pasa por colocar un poco de algodón en su interior evitando el que siga capturando alimento y pueda asimilar los que ya hay en su interior.

3. Hojas secas o de color amarillo y aspecto marchito a pesar de ser óptimas las condicionesde luminosidad.

Cuando esto sucede en la mayoría de las ocasiones lo que ocurre es que estamos aportando a nuestra planta poca hidratación. Bastará con un regado mayor.

4. Moho en el sustrato o la tierra de la planta sin daños directos en ella.

Varias pueden ser las causas que hayan contribuido a la aparición de este problema: agua de riego de mala calidad, poca ventilación, demasiada hidratación o estancamiento del agua en el tiesto.

Lo que hay que hacer es airear la estancia en la que se encuentra nuestra planta, poner un sustrato nuevo, claro está y disminuir el grado de humedad.

5. Aparición de manchas amarillas o existencia de nuevas hojas que se desarrollan con deformidades. son síntomas que aparecen en la Dianaea, en la Utricularia y la Drosera.

Estamos ante un caso en el que seguramente nuestra planta esté siendo atacada por pulgones, infestacación que suele iniciarse en el verano. Los pulgones se refugian en la parte inferior de la hoja, junto al tallo también sobre el tallo floral.

Lo que hay que hacer es meter a la planta durante un par de horas en agua por completo. De esta manera todos los pulgones se ahogarán. Pero tras esto es necesario eliminar los huevos de estos pulgones. Podemos hacerlo de forma manual o más radicalmente, aplicar insecticidas.

Los ataques de pulgones suelen llevar a la muerte a las plantas insectívoras, así que más te vale actuar con rapidez.

5. Ataque de hongos. El género Botrytis suele sufrir esta enfermedad. Cuando hay muy poca luz en invierno, un exceso de humedad y poca ventilación nuetras plantas se vuelven vulnerables frente a los hongos. Si la planta tiene ya partes infectadas, debemos cortar por lo sano.

Para prevenir futuros ataques hemos de hacer menos riegos, disminuir el grado de humedad, llevarla a lugares con más luz y hacernos con algún fungicida.

6. Crecimiento especialmente lento y aspecto débil de la planta. Estas dos características pueden ser debidas a escased de luz o temperaturas no adecuadas. Igualmente si la planta no descansa, recibe un tipo de agua no apropiada o incluso las dimensiones del tiesto son pequeñas pueden hacer que el vegetal crezca con poca fuerza. Cambia el parámetro que piensas que más le hace falta a tu carnívora.

7. Existencia de agujeros o señales de mordeduras cuando la planta está en exteriores. Estos son indicativos de que hay depredadores en el ambiente tales como orugas, caracoles u algún roedor. Lo que podemos hacer es poner trampas para orugas y caracoles y después poner protección al hibernáculo.

Indicación importante: el uso de insecticidas y fungicidas es importante pero ha de hacerse de forma regular y a pequeñas dosis.

 

Quién descubrió las plantas carnívoras

 

Las carnívoras son unas plantas que viven en casi todos los lugares y por ello siempre hemos tenid constancia de su existencia. Los primeros datos escritos sobre estas plantas son de hace unos mil años y estudios detalados sobre ellas han empezado a llevarse a cabo de forma reciente. así, los géneros Sarracenia y Nepenthes fueron los primeros en ser estudiados con ciento detalle en los años 1570 y 1658 respectivamente.

Llama la atención el hecho de que, si bien, se venía observando que había plantas que atrapaban insectos, no se pensaba que fueran capaces de ingerirlos, fundamentalmente por prejuicios causados por la cosmovisión cristiana a través de la cual era imposible que una planta pudiese comer animales.

Cuando realmente empieza a aceptarse cómo realmente se alimentan estas plantas es al descubrir a la Venus Atrapamoscas, científicamente la Dionaea muscipula. Esta pequeña planta era capaz de atrapar a las moscas que se posaban sobre sus hojas formadas por dos lóbulos mediante un rápido movimiento. A los 10 días, la mosca había sido asimilada y la hoja estaba de nuevo lista para atrapar a otro insecto.

Este hito data de 1770, realizado por John Ellis, duramente criticado por Linneo (el padre de la taxonomía moderna de los seres vivos) que lo consideraba blasfemo. Posteriormente, como hemos dicho antes, Darwin indaga más en la cuestión, llamando a su trabajo Insectivorous Plants.