Drosera




Este es el segundo género de plantas carnívoras más numeroso tras el de Utricularia. Hay más de 154 especies de drosera y están repartidas por casi todas las partes del mundo. Parace ser que sus orígenes se hayan en Australia. La envergadura de las plantas insectívoras pertenecientes a este género es variable: va desde unos pocos milímetros, como es el caso de la Drosera pigmea hasta algo más de un metro de la Drosera gigantea, pasando antes por el metro de la Dr. regia.

imagen de drosera tokaiensis

Imagen de una Drosera, en concreto de la especie de las tokaiensis


Otros tipos de plantas carnívoras




 

Tipos de Drosera

drosera-nidiformis

Nidiformis

Qué aspecto tiene la drosera

 

La forma que pueden tener las droseras es sumamente variada. algunas presentan un aspecto de roseta, otras poseen un tallo largo e incluso las hay del tipo trepaderas. A pesar de esta diversidad hay algo común en todas ellas: los tentáculos que se pueden ver en sus hojas, siempre impregadas de una sustancia viscosa y fuertemente adhesiva, el arma con la que atrapan a sus víctimas.

Estos tentáculos de las hojas cerca de los bordes son más largos que en otros lugares. Durante la época de la floración aparecen unas pequeñas flores de colores que van desde el blanco hasta el rojo.

Las semillas son muy pequeñas por lo que el viento las puede dispersar a grandes distancias. Cuando caen al suelo no necesitan un periodo de enterramiento para que se de la germinación: la hacen desde la superficie.

 

Clasificación de las droseras

 

Los principales grupos de las droseras son los siguientes:

 

a) subtropicales

 

Las especies más representativas de este grupo son capensis, spatulata, aliciae y binata. Se caracterizan por la facilidad en ser cultivadas. Tienen configuración de roseta y habitan en los lugares templados.

 

b) nórdicas

 

Especies famosas del grupo son rotundifolia, intermedia, beleziana y filiformis. Como el nombre indica se las encuentra en las zonas alta latitud en donde las temperaturas son frias. Son plantas de exterior.

 

c) bulbosas

 

Plantas insectívoras bulbosas son la drosera gigantea, la menziesii o la peltata. Un ábitad típico suyo son zonas con praderas en Australia. Poseen la peculiaridad de resistir al fuego al plegarse en forma de bulbos cuando es necesario. Durante el verano entran en una fase de aletargaiento. Sus formas son variadas pudiéndose encontrar como rosetas, dotadas de tallos o capacitadas para trepar. Tan solo la peltata es cultivable con relativa facilidad.

 

d) enanas o pigmeas

 

Ericksoniae, pulchella o dichrosepala son ejemplos de este grupo. Poseen dimensiones muy reducidas no superiores a dos centímetros de diámetro. Se puenden encontrar en Autralia también. Si bien la planta es pequeña, su flores son más grandes. El invierno es la época en la que se reproducen y lo hacen por gemación.

 

e) de Queensland

 

Representantes del grupo son prolifera, schizandra y adelae. Las selvas del trópico australinao es su mejor ambiente. Requieren poca insolación pero una humedad alta. Su cultivo queda limitado a terrarios.

 

Cómo atrapa a sus presas la drosera

 

El rocío del sol captura a los insectos mediante una sustancia pegajosa. Posee unas atrayentes hojas que tienen unas especie de gotas relucientes. El insecto al tocar la hoja con sus patas se queda pegado. Es cuando los tentáculos de la hoja rodean a la presa y hace que su escapatoria sea imposible. La muerte le sobreviene al animal generalmente por ahogamiento de la sustancia pegajosa. En algunas especies de este grupo de plantas el movimiento de las hojas es muy rápido. La sustancia adherente no solo no permite que el insecto escape sino que degrada su cuerpo al poseer enzimas digestivas. Son los tentáculos de las hojas las que van a absorber los nutrietes en vez de las típicas glándulas con las que cuentan otras carnívoras.

 

Cómo cultivar droseras




La variedad del grupo del rocío de sol o drosera es grande y existen diferencias por lo que dar una respuesta satisfactoria que valga para todas no es posible. Hay especies muy recomendables para aquellas personas que se quieran iniciar en el cultivo de las plantas carnívoras por lo fácil que es sacarlas adelante. Entre las plantas más agradecidas nos encontramos con la capensis, la aliciae o la binata.

En general podemos decir lo siguiente:

Normalmente requieren bastante luz a la vez que una humedad elevada, superior al 50%. El regado se hace con agua libre de cal. La tierra del tiesto o sustrato ha de ser turba rubia mezclada adecuadamente con arena de cuarzo lavada. Va a ser necesario respetar el periodo de letargo o reposo que poseen, ya sea en el verano o en el invierno.
El tipo de reproducción es variado. Las hay que son asexuales, otras requieren semillas. Existen especies autogámicas.