Venus atrapamoscas




venus atrapamoscas

 

La Dionaea muscipula o venus atrapamoscas es la carnívora más popular y pretendida de entre todas. Su encanto está en sus hojas de rápidos movimientos capaz de atrapar a todo cuanto se posa en ellas.

Existe una sola especie de esta planta: Dionaea muscipula, de la familia de las Droseraceae. Su hábitat natural es Carolina del Sur y también Carolina del Norte. Sus dimensiones son de unos 15 cm de diámetro y unos 10 de altura.

Nunca pierde sus hojas (son perennes), siendo su número de 5 o 6. Cada una de cuenta con dos lóbulos y cada lóbulo con unos 20 dientes en los bordes. sobre la superficie de los lóbulos hay 3 o 4 pelos excitables que en contacto con la víctima disparan un resorte químico con el que se cierran los lóbulos simulando mandíbulas en torno a un eje lateral.

Las flores son blancas y decir que los insectos que gustan de ellas ponen especial cuidado en no acercarse en exceso a sus mortales hojas.

 

¿Cómo atrapa insectos la venus atrapamoscas?

 

La dionaea ofrece un delicioso néctar a los pobres insectos que se encuentra en el borde de cada hoja. También son muy atrayentes los tonos rojizos de cada lóbulo.

Cuando la mosca de turno llega al lugar y se posa en la trampa no va a pasar nada mientras no toque involuntariamente uno o más de los tres o cuatro pelos que hay sobre la superficie de los lóbulos de las hojas. La mosca ha de interactuar con ellos de forma especial. Se ha visto que nuestra carnívora sólo va a actuar si ocurre alguno de estos dos requisitos:

  • Si toca un pelo dos veces.
  • Si toca dos pelos diferentes en menos de 20 segundos.

Cuando se dan algunas de estas dos circunstancias se activan ciertas reacciones químicas que hacen que se cierre un mecanismo mandibular que forman los dos lóbulos que forman la hoja. Esta acción se lleva a cabo de forma muy rápida: 0,03 segundos. Los bordes de los lóbulos formados por una cuarentena de «dientes» quedan entrelazados y nada puede hacer el insecto por escapar.

Tal vez te estés preguntando por qué no se cierran sus hojas cuando la víctima  toca un pelo una sola vez. La respuesta es que si esto fuera así, las falsas alarmas harían que la planta estuviera cerrando constantemente sus hojas ante cualquier cosa inerte que cayera sobre ellas, por ejemplo, lo que le haría perder mucha energía.

Una vez que el insecto ha caído en la trampa, va a pelear por liberarse lo que va a hacer que haya más señales químicas sobre este resorte mandibular, el cuál creará más y más presión sobre el animal, aplastándolo de forma literal. A la vez que esto sucede son liberadas sustancias con propiedades encimáticas que van a disolver las partes más blandas del insecto y que serán absorbidas con rapidez por las glándulas con las que cuenta la planta. En algo más de una semana este proceso habrá terminado y la hoja volverá a estar preparada para abrirse de nuevo y presta a cazar más alimento.

 

Cómo cuidar a venus atrapamoscas




Estamos ante una planta que necesita ser regada con persistencia, a demás de bastante luminosidad y humedad más o menos alta (esto se puede conseguir poniendo un plato con agua debajo del tiesto que la contenga. La evaporación del agua aumentará el grado de humedad).

Es completamente importante que la dionaea tenga una época de descanso invernal, tanto es así que de no ser respetado podría morir. No le viene mal la vida en el exterior. En invierno soporta heladas ligeras y en el periodo cálido no tiene problemas entre los 20 y 35 grados. Pero tampoco es un problema mantenerla en el interior si las condiciones son adecuadas. Algo que la hace crecer con más rapidez es un ambiente exterior en el que pueda alimentarse de unas cuantas moscas de vez en cuando y capturadas por ella misma. 

 

Cantidad de luz adecuada

 

estamos ante una planta que puede recibir luz de forma directa, al no ser que estemos en un lugar extremadamente cálido. El recibir los rayos de forma directa hará que la superficie de sus hojas se vuelvan rojas, aunque si su aspecto es verdoso por no recibir mucha insolación también es normal. Si la planta esta acostumbrada a vivir en interior, en caso de sacarla y exponerla al sol, hazlo de forma progresiva.

 

Alimentación

 

El alimentar de forma artificial a la cazamoscas no es una buena idea. Como te he comentado antes, no va a ingerir una mosca muerta, por ejemplo. Además la comida en exceso es un problema ya que en el cerrado de las hojas se pone en juego mucha energía y la vida útil de cada hoja es pequeña.

 

Regado y humedad

 

En cuanto a la cantidad de agua, entre marzo y octubre es beneficioso un regado por estancamiento, es decir, se pone un plato con agua bajo el tiesto, pero teniendo cuidado de que no haya un excesivo encharcado ya que podrían pudrirse las raíces de nuestra planta. Durante esta época no la riegues por encima. Muy importante es que el agua empleada esté libre de cal.

Por otro lado, para la otra mitad del año te aconsejo que hagas un regado desde arriba, como si se tratara de agua de lluvia y con el plato que hay bajo ella libre de agua. Importante pasar entre un tipo de hidratación y otra de manera gradual.

A esta planta le gustan los ambientes en donde la humedad ambiental se mantiene en el intervalo comprendido entre 60 y 70 % de humedad.

 

Tipo de suelo

 

La dionaea requiere un suelo pobre en nutrientes y que no haya cal. Lo más adecuado es un sustrato compuesto por turba rubia y arena de cuarzo en proporción dos es a uno. Poner musgo de esfagnos en la superficie no viene mal. Es malo que se acumule o retenga agua dentro del tiesto así que presta atención al drenaje. Puedes añadir materiales que ayuden a ello. No vendría mal el hacer un transplante cada un par de años.

Descanso

Hemos comentado ya antes que la planta necesita «dormir» durante una época, unos 4 meses, desde noviembre a marzo. En esta época lo ideal sería que la temperatura se mantuviera sin sobrepasarse los 10ºC y además que la tierra se mantuviera húmeda pero sin formarse bolsas de agua. Si vives en una zona cálida lo que puedes hacer es meter al vegetal en la nevera resguardado en una bolsa de plástico. En caso de que pase el periodo invernal en la intemperie puede que las heladas fuertes hagan que la planta muera de forma superficial. No te preocupes porque el rizoma sobrevive y al llegar la primavera nuevas hojas volverán a aparecer.

 

Reproducción

 

Puedes obtener nuevas plantas a través de la división si es que dispones de rizomas fuertes. Es posible también la reproducción mediante esquejes de hojas. Si lo que quieres es la reproducción mediante semillas en muchos casos vas a necesitar a dos plantas con genética distinta además tienes que tener en cuenta el lento crecimiento que tienen: ¡cuatro años para que una semilla se convierta en planta adulta!

 

Curiosidades

 

No intentes que esta planta coma una mosca muerta. Sólo está interesada en comida que esté viva, ya que necesita de los estímulos mecánicos de la víctima sobre sus sensores.

Si la planta es muy grande va a ser capaz de atrapar no solo insectos sino a animales más grandes, como el caso de ranas o caracoles.

Las hojas tienen una vida útil de no más de cuatro digestiones o equivalentemente, pueden repetir el acto de cerrarse  y volver a abrirse unas siete u ocho veces. Tras esto la hoja morirá y será reemplazada por una nueva.

 

 

Imágenes de venus atrapamoscas

 

No hay nada mejor que una buena colección de imágenes y fotos de venus atrapamoscas en todas sus facetas: en posición de espera, en plena acción, haciendo la digestión o durante el periodo en el que tiene flores.


Otros tipos de plantas carnívoras